El Socorro, Santander, está entre los 90 municipios avalados para levantar aislamiento

a ministra del Interior, Alicia Arango, anunció que el Gobierno Nacional entregó el aval a 90 municipios libres de Covid-19 para levantar el aislamiento preventivo obligatorio, entre estos está El Socorro, Santander. Se han presentado 155 solicitudes por parte de las autoridades locales.

La Jefe de la cartera del Interior explicó que la apertura de vida productiva no significa que estos 90 municipios tengan vía libre para realizar actividades económicas que pongan en riesgo a sus habitantes.

“Este proceso no es automático, tiene tres pasos: el primero, el Ministerio de Salud tiene que certificar que ese municipio no tiene afectación de Covid; segundo, el Ministerio de Salud tiene que elaborar unos protocolos de seguridad para ese municipio, porque no podemos olvidar lo que ha dicho el presidente, primero está la salud de todos los colombianos; y tercero, el Ministerio del Interior autorizará al municipio el levantamiento del aislamiento preventivo obligatorio para dinamizar su economía”, dijo Arango.

Entre los municipios que han recibido la autorización por parte del Ministerio del Interior están Turbo (Antioquia), El Socorro (Santander), Mocoa (Putumayo), San José del Guaviare (Guaviare), San José de Caldas (Caldas), San Pedro (Valle del Cauca), Montañita (Caquetá), San Antero ( Córdoba), Cáqueza (Cundinamarca), Carmen de Carupa (Cundinamarca), entre otros.

Sin embargo, la ministra reiteró que se mantienen prohibidas las aglomeraciones y no se podrán abrir espacios como restaurantes (se permiten domicilios), gimnasios, canchas deportivas, parques, piscinas, juegos infantiles, atracciones mecánicas, entre otros.

De igual forma, la funcionaria dejó claro que en caso de que en estos municipios se presenten casos positivos del virus, se deberá activar el aislamiento preventivo obligatorio y será el Ministerio de Salud el encargado de evaluar qué tipo de actividades productivas pueden seguir funcionando.

Son las autoridades locales las encargadas de tramitar ante el Gobierno Nacional las solicitudes de reapertura paulatina de la economía en los municipios donde no hay presencia de Covid-19, siguiendo los protocolos establecidos por las autoridades en salud.

Una vez cumplidos estos requerimientos, no es obligación de los alcaldes de los municipios no covid-19 levantar la cuarentena.

“Esto no es obligatorio. Es potestad de los alcaldes y ciudadanos si consideran que es necesario abrir su economía para comenzar a dinamizarla y que los ciudadanos comiencen a trabajar y tener una vida más normal”, subrayó.

Entre tanto, en su intervención durante la alocución del Presidente, este miércoles, el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, manifestó que solicitará al Ministerio del Interior que le permita reactivar nuevos sectores económicos en el área metropolitana de Bucaramanga, teniendo en cuenta el buen manejo de las medidas preventivas.

Colombia es campeón mundial de avistamiento de aves por cuarta vez

Desde las ventanas y balcones, pajareros registraron 1.440 especies de aves en el Global Big Day.

Colombia volvió a llevarse el primer puesto, y por cuarta vez consecutiva, en el Global Big Day, competencia internacional de conteo de aves que se celebró el pasado 9 de mayo. Con un total de 1.440 especies observadas, superando a países como Perú, Ecuador y Brasil, cientos de pajareros de todo el país registraron desde sus hogares el mayor número de especies en el mundo.

El campeonato internacional, organizado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell con expertos y aficionados a nivel mundial para que registren aves en su plataforma eBird, se hizo este año de forma virtual, invitando a ‘pajarear’ desde casa, y logrando una cifra récord con más de 48 mil participantes.

“Se confirma nuevamente el potencial en turismo de naturaleza que tiene el país. Ganar por cuarta vez consecutiva esta competencia significa que la biodiversidad de Colombia es invaluable y que por eso debemos protegerla con un turismo responsable y con actividades como el Global Big Day, que generan conciencia de conservación. Es una nueva razón para seguir en contacto con los viajeros extranjeros y estar listos para recibirlos una vez se reactive el turismo internacional”, aseguró Flavia Santoro, presidenta de ProColombia.

Los departamentos que más registraron aves fueron Antioquia, con 600 especies; Valle del Cauca, con 548 especies; Meta, con 532 y Caldas y Cundinamarca, con 505 cada una, entre otras 27 regiones más.

En el conteo Perú siguió en la lista con 1.127 aves registradas; luego Ecuador, con 1.021 y Brasil, con 942, entre otros. Para los organizadores el registro de estos animales provee información importante para ayudar a preservarlos. En la plataforma eBird se suben todas las fotografías de las aves, las cuales son de acceso público con el objetivo de hacer investigaciones en pro de su conservación.

Campaña de promoción de avistamiento

ProColombia promociona al país como destino para la observación de aves con la campaña ‘Colombia #1 en especies de aves en el mundo’, la cual da a conocer la riqueza del territorio nacional. Esta ha tenido un impacto a nivel mundial de 8,3 millones de impresiones en medios digitales, de las cuales se han hecho más 780 mil vistas en YouTube y 5 mil reproducciones en plataformas de streaming. Toda la información se puede encontrar en www.colombia.travel/birds/.

La entidad también apoyó la realización del documental ‘The Birders’, dirigido por Gregg Robert Bleakney, el cual expone la experiencia de avistamiento de aves en la ruta norte del Caribe colombiano. Este se encuentra publicado en YouTube y hasta la fecha cuenta con más de 282 mil visualizaciones. (https://www.youtube.com/watch?v=T-jn1_thxK8)

REDACCIÓN VIAJAR / El tiempo
*CON INFORMACIÓN DE PROCOLOMBIA

Guía para visitar la Guajira: un destino lleno de belleza y misterio

Esta región enamora con sus paisajes que se mueven entre el desierto, el mar y las tradiciones wayú.

La Alta Guajira es sueño de muchos colombianos que aman los grandes espacios, la soledad y la grandiosidad del paisaje. Nosotros también sucumbimos, una vez más, a su llamado. 

En Riohacha recorrimos la avenida a la orilla del mar admirando las coloridas mochilas que exponen las mujeres wayú para los turistas. Y sin perder tiempo continuamos al caserío de Camarones, que se encuentra en los predios del Santuario de Flora y Fauna de los Flamencos, allí nos alojamos en La Consentida. Camarones es un pueblo de pescadores. Los vimos llegar al amanecer con abundante pesca de camarones.

El colorido de las barcas, de las velas, de los hombres de la mar que entregan su producido para que sea llevado a Riohacha y a las ciudades de la Costa y de los que venden desde sus navíos al menudeo, es pintoresco.

Vamos con Francisco Huérfano, excelente guía que conoce todos los rincones de La Guajira y con él nos adentramos en una de las ciénagas para observar los flamencos.

Son cuatro las ciénagas del Santuario: Chentico, Quebrado, Laguna Grande y Manzanillo. Además de flamencos hay gaviotas, pelícanos, garzas, patos, tortugas; y en tierra, venados, dantas, pecaríes, osos mieleros y zorros perrunos. El Santuario es un ecosistema rico en flora y fauna.

Guajira

El Santuario de Flora y Fauna de los Flamencos, en el caserío de Camarones, es un lugar para conectarse con la naturaleza, a 17 kilómetros de Riohacha.Foto:

Andrés Hurtado García

Al fondo de la ciénaga encontramos un grupo de unas 100 flamencos, con sus crías. Son aves hermosas y cuando levantan el vuelo sus cuerpos adquieren bellas formas aerodinámicas.

En Mosichi encontramos centenares de aves que anidaban en un manglar seco. Vocinglera algarabía de padres y madres alimentando y de polluelos chillando. Nos dimos un opíparo banquete de fotografías. De paso en Manaure admiramos las piscinas de evaporación a las que la sal les confiere colores suaves: verdes, azules, rosados, blancos.

El Cabo de la Vela es el lugar donde van las almas de los wayús en una de las etapas después de la muerte. Es un lugar sagrado y lo llaman Jepirra. Siempre hacemos allí un recorrido memorable. Desde el Ojo de Agua nos vamos hasta el emblemático Pilón de Azúcar, por la orilla del mar, viendo los embates de las olas, admirando todos los rincones donde entra el mar y hace florituras con las olas y las espumas, mirando las bandadas de pájaros, las formaciones rocosas y gozando del espectáculo de la inmensidad del mar con sus tonalidades azul y verde. Fueron tres horas y media de silencio total y soledad absoluta.

Al día siguiente, durante cinco horas, viajamos en campero, gozando del paisaje de inmensas sabanas amarillas entre las cuales crecen aislados bosquecillos de cactus.

Esa noche dormimos en Bahía Honda, arrullados por el mar y al día siguiente la caminamos en toda su extensión.

Guajira

Los viajeros pueden vivir de cerca las tradiciones ancestrales de los wayú. Y pueden comprar sus coloridas mochilas.Foto:

Andrés Hurtado García

Fueron 13 kilómetros de playas, pequeñas bahías y acantilados como Punta Soldado, donde los marines de Estados Unidos dejaron en 1927 una inscripción en cemento que habla de su barco USS Niágara. Fue una caminata dura pero exultante.

Al final de la playa nos recogió una canoa que nos llevó a Punta Gallinas donde Luzmila tiene un hotelito confortable. Las langostas frescas y grandes, traídas del mar directamente a la mesa y por comodísimo precio son el plato preferido.

Las noches de verano en la Alta Guajira son millonarias en luceros, planetas y estrellas fugaces que a los soñadores nos trasladan a otros mundos donde no hay ni guerras, ni violencia ni corrupción ni destrucción de la naturaleza.

Aquí está, incrédulos de todo el mundo como diría García Márquez, la más bella bahía de Colombia: Bahía Hondita. Pequeña, recoleta, casi cuadrangular, de aguas azules y verdes, recorrida por uno de sus lados por una cinta de manglares y rodeada por paredes y arenales amarillos.

Guajira

Bahía Hondita, entre Punta Gallinas y Punta Aguja, es otro lugar de obligada visita en la Alta Guajira.Foto:

Andrés Hurtado GarcíaEl desierto y las estrellas

Sentado en el barranco he gastado –mejor, invertido– varias horas admirando este prodigio de la naturaleza. A pocos kilómetros de distancia visitamos el faro que señala el lugar exacto de Punta Gallinas, que es el sitio más septentrional de Suramérica.

Nos quedan todavía dos lugares de espectacular belleza en esta punta más septentrional de la Alta Guajira: las dunas de Taroa y la Laguna de los Patos. Las primeras son una manifestación terrenal de lo que puede ser la belleza en su infinita armonía y ensoñación. A lo largo de unos kilómetros se suceden colinas de arena amarilla, muy fina. El viento constantemente levanta la arena a nivel del suelo, a no más de 30 centímetros de altura.

Guajira

Además de hoteles, La Guajira ofrece alojamiento en posadas wayú. Una opción es dormir en las coloridas hamacas guajiras.Foto:

Andrés Hurtado García

El viajero va caminando y sus huellas quedan marcadas en la arena. Pequeños valles intercalan las colinas amarillas en algunas de las cuales crecen unas matas propias del desierto y que con su oscuro verdor ponen un marco al espejismo de los arenales.

Con Alejandra Murcia, Andrés Morales y Ramiro Mariaca –mis compañeros de viaje– recorrí despacio –se podría decir que amorosamente– estas colinas que parecen ser la antesala del paraíso. Cerca de Nazareth, el pueblo emblemático de los wayús en esta zona de La Guajira, recorrimos otras dunas en cuyo centro aparece una laguna llamada de los Patos. A diferencia de las dunas de Taroa se encuentra rodeada de bosques muy verdes que parecen engastarla como a una joya.

Cerrando el horizonte de esta punta norte de Colombia se ve la Serranía de Macuira, maravilla de la naturaleza. En medio del desierto, es un bosque de niebla que extiende su verdor hacia todos sus contrafuertes que esconden pequeños valles donde los wayús cultivan sus sementeras.

Visitamos lo que queda de Puerto López. Recordamos el famoso vallenato:
Allá en La Guajira arriba, donde nace el contrabando, el almirante Padilla barrió Puerto López y lo dejó arruinado”.

Lo que queda de las casas y negocios parece un pueblo rulfiano barrido por el viento y en abandono total. Las casas están derruidas y entre ellas crecen los cactus y por las paredes suben las lagartijas. Así, con esta sobrecogedora visión, terminamos nuestro exultante viaje por la Alta Guajira. ¿Volver? Volveremos todas las veces que la vida nos lo permita.

Guajira

Las dunas de Taroa y su paisaje espectacular: las arenas del desierto moldeándose con el viento, y el mar azul, en el fondo.Foto:

Andrés Hurtado GarcíaSi usted va


Llevar ropa fresca para tierra caliente, no olvidar el protector solar, sombrero y camisetas de manga larga para proteger los brazos. Botas o calzado ligero. Llevar binóculos para observar los flamencos.

ANDRÉS HURTADO GARCÍA
Especial para EL TIEMPO. Foto de portada: Andrés Hurtado García

Turismo sostenible: una nueva vía para viajes responsables en Colombia

En Colombia, debido a la existencia de diversos lugares atractivos donde turistas pueden maravillarse con la vida silvestre, conocer la historia y tradiciones por la gran variedad de culturas del país, el turismo puede ser negativo si se practica de manera responsable. Es vital que los viajeros tengan conciencia de la importancia de cuidar la riqueza natural y apoyar a las comunidades locales.

Estas son algunas recomendaciones para que viajes responsablemente y apoyes el turismo sostenible en Colombia:

¿Qué es el turismo sostenible?

Según UNESCO, el turismo sostenible o responsable es aquel “que respeta tanto a la población local como al viajero, el patrimonio cultural y el medio ambiente” brindando la posibilidad de tener unas vacaciones emocionantes y, al mismo tiempo, beneficiar a los pobladores de las regiones con alto flujo de turistas.

Anualmente más de 6.5 millones de personas provenientes de otros países llegan a Colombia, de acuerdo a datos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Esta cifra demuestra la consolidación del país como un destino turístico clave dentro de la región; pero, también, representa un reto en materia de turismo responsable ya que la visita en masa a algunas regiones de Colombia puede traer consigo efectos negativos como la contaminación de las reservas naturales y la erosión.

Para Alejandro Arango Ramírez, profesor de la facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad Piloto de Colombia y experto en temas de consumo sostenible, es importante que el sector le apueste a la sostenibilidad turística para aprovechar el potencial del turismo sostenible en Colombia.

“Su rol como motor de una vida digna es enorme. Un dato sencillo para dar una idea al respecto es que, siendo Colombia el país más biodiverso del mundo en proporción a su territorio, según la Organización Mundial del Turismo, mientras un viajero promedio gasta por día unos US $80, uno interesado en la naturaleza gasta US $400”, asegura Arango.

Turista responsable:
¿Qué hacer como viajero para apoyar el turismo sostenible en Colombia?

La clave es “tener plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”, señala la Organización Mundial del Turismo (OMT).

¿Qué significa esto en la práctica?

Estas son algunas recomendaciones para que tu viaje por Colombia sea sustentable y responsable tanto con las comunidades como con la riqueza natural del país:

Minimiza tu impacto ambiental

Practicar el turismo ético es muy sencillo si tienes en cuenta muchas de las recomendaciones para la protección del medio ambiente que deberías estar practicando en tu hogar. Reciclar, empacar tus compras en bolsas reutilizables, minimizar el uso de plástico, apagar las luces de tu habitación de hotel y desconectar los cargadores cuando no los estés usando son algunas de las acciones que puedes realizar para proteger la fauna, la flora y los recursos naturales de los sitios que sean parte de tu itinerario.

Apoya la economía local

Los artesanos y comunidades indígenas elaboran numerosos productos que son ideales para llevar a tu casa un recordatorio de tu viaje por Colombia.

La oferta es muy amplia: joyas, mochilas, tejidos, sombreros y objetivos decorativos para el hogar y la oficina hacen parte del amplio catálogo de artesanías colombianas. Al comprar uno de estos objetos estás apoyando el trabajo y la forma de vida de estos talentosos artesanos y, al mismo tiempo, te estás llevando un recuerdo único que sin duda dará de qué hablar cuando llegues de nuevo a tu sitio de origen.

Viaja con los operadores turísticos que apoyan el desarrollo de las comunidades rurales

Antes de viajar a zonas protegidas por su riqueza natural, y en especial si quieres contratar servicios con agencias de viaje, busca opciones que excursiones y planes de turismo responsable.

A través de la página de la Agremiación de Turismo Receptivo y de Naturaleza puedes encontrar la lista de empresas turísticas que trabajan de manera sustentable a través de la generación de beneficios económicos para las comunidades anfitrionas, la oferta de experiencias culturales para que te conectes con la población local y entiendas mejor su forma de vida, y la creación de nuevos empleos dignos para la población local, entre otros.

Respeta las costumbres de los locales

Los viajes son una oportunidad para entrar en contacto con nuevas culturas, tradiciones y creencias. Al acercarte a ella con respeto, podrás enriquecer tu vida.

El turismo ético tiene un poder de transformación en dos sentidos: por un lado, la experiencia cultural te transforma como viajero; y, por el otro, beneficia el desarrollo económico y facilita el intercambio cultural de las comunidades de la zona.

¿Cuáles son las regiones para hacer turismo sostenible en Colombia?

Según Alejandro Arango, en Colombia no existe un único proceso para certificar que un destino cumple con todas las características del turismo sostenible. Sin embargo, el gobierno nacional, a través del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, ha identificado algunos lugares para hacer turismo responsable. Entre ellos se encuentran el municipio de Puerto Nariño en Amazonas, el Parque Arví de Medellín, la Isla Gorgona, la playa La Aguada en Chocó, los centros históricos de Mompox y Cartagena, los municipios de Finlancia y Salento en Quindío, y el Centro Histórico de Villa de Leyva en Boyacá.

Adicionalmente, existen otros destinos en proceso de certificación como el caso de La Macarena en el departamento de Meta, los municipios de Girón y Socorro en Santander, la zona de La Candelaria en Bogotá, y el centro histórico de Manizales, en Caldas.

Practicar el turismo sustentable es una manera de dejar una huella positiva en los lugares que visites. Ten en cuenta estos consejos durante tu próximo viaje y apoya la sostenibilidad turística de Colombia para que puedas seguir disfrutando por muchos años más de la riqueza natural del país y las tradiciones de sus habitantes.

Este artículo en compartido para generar un cambio en la forma como percibimos el turismo y ver desde otra perspectiva los nuevos métodos de turismo sostenible tras el nuevo estilo de vida que debemos manejar tras enfrentar una crisis como la que vive actualmente le mundo a causa de la pandemia por Covid-19.

Fuente: Colombia.travel

Nace la Red Colombiana de Turismo Rural Comunitario

En el camino de la paz y el empoderamiento local, el 19 y 20 de noviembre se reunieron en la ciudad de Villavicencio referentes de 52 iniciativas de turismo rural comunitario de distintos lugares de Colombia para conformar esta nueva red.

En la ciudad de Villavicencio, en la provincia del Meta, en el corazón de los llanos de Colombia, se realizó un encuentro nacional de referentes de 52 experiencias de turismo rural comunitario que, convocados y acompañados por el Programa TRC del Viceministerio de Turismo de ese país, el Instituto de Turismo de Meta y el Fondo Nacional de Turismo (FONTUR), se dieron cita para conocerse y finalmente fundar la flamante Red Colombiana de Turismo Rural Comunitario.

Los participantes, primeros miembros de este colectivo colombiano de experiencias comunitarias de todo el país, representan a las iniciativas ganadoras de un concurso de proyectos que lanzara el Viceministerio para fortalecer el turismo rural de gestión comunitaria. Las y los representantes convocados provenían de tierra adentro de los 32 departamentos de la extensa y diversa Colombia. Todos y todas las asistentes compartieron sus experiencias, su compromiso de trabajo por sus familias, sus territorios, sus desafíos para incluirse en los destinos turísticos, la construcción de propuestas sociales y comerciales serias y rentables, las acciones que vienen realizando para conservar sus patrimonios naturales y culturales, construyendo un país en paz, y sabiéndose que los presentes no eran todos los emprendimientos de TRC y que deberán sumar luego a otras comunidades.

La organización del encuentro estuvo a cargo del programa de TRC del Viceministerio de Turismo liderado por Adriana Mayo, junto a sus colegas Sebastián Ospina y Milena Martínez; con la tutoría de la Directora Nacional de Calidad y Desarrollo Turístico Sostenible, Sandra Zuluaga, y el apoyo de la Gerente de Competitividad del FONTUR, Beatriz Pérez. Durante el evento también participó la responsable de los talleres de formación en territorio, Sandra Abreú, coordinadora de la consultora Aviaexport. Finalmente, acompañaron este espacio como conferencistas invitados y facilitadores del taller: Natalia Naranjo (COMUNITUR Colombia), Leoncio España (TRC Perú) y Ramiro Ragno (Fundación Buenavida, Alba Sud y técnico de la RATuRC Argentina) y, finalmente, la relatora bogotana Catalina Vargas.

Algunas participaciones comunitarias

María de Fátima, representante de la empresa familiar Agropesca Novoa de la Isla Santa Elena, venida desde Puerto Carreño, destacó la necesidad de trabajar en red y de cómo el turismo es una herramienta de inclusión real a familias y comunidades locales. En relación a su emprendimiento comentaba, con su amplia sonrisa, de cómo el proceso nació cuando su abuelo decidió vivir en la isla hace años y la pesca deportiva empezó a instalarse en la zona. Entonces, su familia ampliada conformada por hermanos, nietos y primos, se organizó para recibir visitantes aún sabiendo que llegar es complicado: sólo en pequeños barcos o a veces, un avión local sin horarios fijos. Hoy la propuesta ya es madura y muy diversa: turismo científico para observar especies endémicas, avistamiento de toninas o delfines rosados, pesca con devolución de especies como el pavón o la payara; senderismo, cicloturismo MTB; turismo astronómico, turismo de salud; y experiencias con artesanos o visitas al Parque Nacional Tuparro.

El turismo comunitario es también empoderamiento de las mujeres rurales y el caso de Nubia es un ejemplo: lugareña de Pueblo Bello Cesar de las Sierras Nevadas de Santa Marta, miembro de las 26 mujeres organizadas en la Asociación Comunitaria de Artesanas de la etnia indígena Arawak que buscan, a través del turismo, una herramienta para potenciar la actividad y la cultura ancestral heredada de sus abuelos y abuelas. Ofrecen sumarse a los viajeros en la elaboración de sus tejidos de manera que la experiencia sea integradora para anfitrionas y visitantes y una oportunidad para generar ingresos y conservas sus costumbres. Una historia semejante es el camino que viene transitando la Comunidad Indígena Kichwa de Sesquile en Cundinamarca, donde la joven Jamie Lynette en compañía de su padre Samuel, viene impulsando el proceso de organización de artesanos como una propuesta vivencial y un canal de venta de sus productos a través del turismo comunitario.

En la misma senda, es muy valioso destacar la participación de la señora Olga, líder campesina de la Red de TRC Convite Provincial en Gutiérrez y Norte del departamento Boyacá, y activista del Movimiento Mujeres Decididas en Red, de Colombia. La organización turística que representa, nuclea comunidades de 10 municipios, quienes ofrecen caminatas de la mano de los guardianes comunitarios, para conocer el circuito de la miel y de la lana, entre tantas propuestas para el viajero; y como un gran paso autogestivo, conformaron su propia agencia de viajes Convite Travel. Pero lo político es muy importante para mejorar lo cotidiano, aclara, pues buscan el trabajo compartido y equitativo entre varones y mujeres, la garantía de sus derechos y el respeto mutuo, la gestión sostenible de sus territorios, el cuidado de la Madre Tierra, se autodeclaran defensores de la paz y cuidadores de su tierra sin dejar de pensar en las generaciones futuras.

De las sierras del norte caribeño colombiano, también estuvo presente Wilson, en representación del grupo de jóvenes emprendedores Tayrona Birding, cuya propuesta es parte de la Ruta de Aviturismo de Cesar, Guajira y Magdalena, especializados en la conservación e interpretación de la naturaleza y muy particularmente, en la recepción de viajeros especializados en la observación de aves. La caribeña Ana, de la Asociación de Artesanos Unidos de los Límites ubicada entre el Atlántico y Bolívar, comentó por su parte que la propuesta de turismo comunitario ha sido un eje para cumplir dos objetivos: conservar el hábitat del mono tití cabeza blanca y generar ingresos a las familias locales.

El trabajo mixto y colectivo entre familias campesinas e indígenas juntas es posible, y lo demuestra la organización comunitaria Cerca Viva que, representada por Alejandro, comentó que ofrecen alojamiento, gastronomía, senderos guiados, espeleología y educación ambiental en el Parque Nacional Cueva de los Guácharos en el corazón de la Reserva de Biósfera Cinturón Andino, en el Departamento de Huila y cerca de las ciudades de Palestina y Pitalito; en donde el páramo andino y la selva de montaña a 1800 msnm, su flora y fauna, cuevas naturales y cascadas son el atractivo más importante.

El turismo comunitario es hoy especialmente una oportunidad para reconstruir lazos vecinales y generar ingresos en territorios de alto valor cultural y natural en donde el conflicto armado de tantos años desarmó la estructura social. Desde los acuerdos de paz en 2014, Colombia viene acompañando procesos comunitarios productivos y de convivencia para mejorar la situación de las familias residentes y resistentes a tantos años de violencia; aquí vale destacar el compromiso profesional de quienes conforman el Programa Turismo, Paz y Convivencia dentro del MINTUR. Un ejemplo de ello, es la experiencia representada por Germán, un joven emprendedor de un grupo de fincas campesinas locales que decidieron conformar el Parque Ecoturístico Cascadas del Guejar y sumarse a la Ruta de la Sierra de la Macarena; en la vereda Miravalles en el municipio de Lejanías, departamento del Meta. Organizarse es un desafío, pero lo es más aún, constituir un destino turístico de confianza para los colombianos a partir de una zona históricamente conocida por sus conflictos armados; no obstante, el amor a su tierra y la perseverancia vienen dando sus frutos y ya reciben visitantes desde 2016. Aquí Germán desea destacar la necesidad de estar unidos, de cuidar y controlar la capacidad de carga de los atractivos, de trabajar junto a los organismos públicos y privados y en aprender herramientas de promoción como el uso de las redes sociales.

Julio César, líder del emprendimiento comunitario indígena Emberá, Kiphara Te, en el municipio Nuquí en el Chocó, expresó su compromiso en sumar y sumarse a la Red Colombiana de Turismo Comunitario, pues los beneficios de estar organizados son muchos. “El indígena no puede ser un elemento decorativo para las fotos, debe ser el emprendedor que lidera el proyecto turístico” dijo, mientras exponía el rol activo de las comunidades Indígenas y Afrodescendientes del Pacífico colombiano para potenciar oportunidades concretas y salir de la pobreza en sus territorios, luego de tantos años de conflicto armado. La actividad turística les ha permitido construir nuevas amistades, generar ingresos económicos serios, compartir sus costumbres ancestrales como mecanismo de reafirmación cultural, y entre las acciones venideras, comentó que están organizándose para adquirir un vehículo propio para el transporte de pasajeros.

Conformación de la Red

Durante el encuentro, realizado en un hotel muy cómodo y en el marco de un ambiente verde y entre amistades espontáneas, los participantes evaluaron sus objetivos comunes, la posible organización nacional de emprendimientos comunitarios, analizaron acciones a corto y mediano plazo, se nutrieron de y compararon con experiencias extranjeras semejantes y finalmente, dieron el paso de conformar la Red Colombiana de Turismo Rural Comunitario. Algunos de los objetivos compartidos como red, han sido: constituirse en representantes del sector y luchar por las comunidades, generar herramientas y políticas públicas para fortalecer las experiencias; trabajar por todas ellas y por todos los territorios sin hacer diferencias, generar oportunidades para todas las comunidades, sumar a quienes no pudieron llegarse en esta instancia; promocionarse conjuntamente y lograr la sostenibilidad de sus emprendimientos.

El organigrama consensuado de la red, y que promoverá representatividad de las comunidades de todo el país, quedó conformado por 10 referentes regionalesuno por cada territorio geográfico del país (Caribe Cesar y Atlántico; Antioquía/Chocó/Sabana; San Andrés y Pacífico; Suroccidente; Centro; Nororiente; Llanos/Guaviare; Selva y Orinoquía); más 3 representantes étnicos por los indígenas, afrodescendientes y raizales. De este modo, el Comité Nacional quedó constituido en esta primera instancia fundacional y por un período de 2 años, por 13 personas (10 por las regiones y 3 por las etnias). Ellos ya internamente, se reunirán para priorizar un plan de acción, se distribuirán roles y responsabilidades, y deberán decidir el abordaje por áreas temáticas, corredores turísticos o tipologías en común; a la vez que mantendrán una comunicación transparente y fluida con las bases.

Los días siguientes a este encuentro nacional de conformación de la Red Colombiana de Turismo Rural Comunitario, los participantes, y por gestiones del Viceministerio de Turismo y FONTUR, participaron de un taller intensivo de coaching de liderazgo, a cargo de la consultora Zolem y buscando potenciar las capacidades individuales y colectivas de los emprendimientos comunitarios.

Los recientes cambios en la gestión gubernamental en Colombia, como han sucedido en otros países latinoamericanos, dejan cierta incertidumbre con respecto a la continuidad de programas y políticas públicas a favor de las comunidades indígenas, afrodescendientes, palenques, raizales y en nuestro caso en particular, el apoyo al Turismo Rural Comunitario. Las experiencias, los resultados, las necesidades, las potencialidades, el contexto del país en su tránsito hacia la paz y ahora, la conformación de la Red de TRC exigen el compromiso gubernamental como el de las comunidades, para seguir construyendo su autogestión y buen vivir. La fuerza de las redes nacionales de otros países sumará buenas energías para que la red colombiana siga caminando a paso firme y en alianza con sus pares latinoamericanos. ¡Ya tendremos novedades y buenas nuevas!Este artículo se publica en el marco del proyecto Turisme Responsable: una eina d’Educació per a la Justícia Global, ejecutado por Alba Sud con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona en la convocatoria del Programa de Educación para la Justicia Global 2017.

EN EL VALLE DE COCORA NO SOLO HAY PALMERAS

Entre haciendas cafeteras, encantadores pueblecitos y una espectacular naturaleza, este valle colombiano cautiva con sus palmeras de 80 metros

El  Valle de Cocora se ha abierto al turismo hace apenas unos años para mostrar que existen paraísos en la Tierra que son grandes desconocidos. Con las palmeras de cera como protagonistas, el árbol nacional del país, este paraje es uno de los rincones más impresionantes de Colombia y un lugar único en el mundo. Pero su estampa no es su único patrimonio. Descubrir este lugar es caminar por una vereda junto al río Quindío, cruzar siete puentes colgantes, adentrarse en la jungla, comer junto a colibríes y tocar las nubes entre montañas que (dicen que) superan los 2.800 metros de altitud.

LA AVENTURA DE LLEGAR AL VALLE

Los jeeps clásicos, utilizados por los estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial, se han convertido en el principal medio de transporte de la zona.Son conocidos como “Willys” y parten desde la Plaza de Bolívar, en el turístico pueblo de Salento, a 15 minutos del valle. El trayecto hasta este paisaje va desvelando la majestuosidad del Quindío a golpe de bache.

Una vez en el parque, existen varias formas de llegar hasta el valle. Una de ellas, la más corta y fácil, es seguir por la carretera para desembocar directamente ante las palmeras. La otra es adentrarse, dejando atrás el asfalto, por un camino a la derecha para iniciar un trekking de cinco o seis horas. Ésta última opción permite disfrutar de cada punto de vista que ofrece el valle de una forma más auténtica y especial.

QUINDÍO EN ESTADO PURO

Optar por la ruta más exigente garantiza que la experiencia en el Valle de Cocora sea plena y sorprendente. La soledad, en gran parte del recorrido, es una de esas recompensas. Los paisajes cambiantes, la adrenalina sobre puentes colgantes o naturaleza en estado puro; otras.

Esta ruta discurre junto al río Quindío, atraviesa ríos, descansa junto a colibríes y asciende por montañas para luego acabar ante las palmeras. Escenarios que cambian a cada paso de los 16 kilómetros del recorrido.

COMIENDO ENTRE COLIBRÍES

Se inicia por un sendero en el que acompañan algunas palmeras salpicadas por las montañas. Siete puentes de madera colgando sobre el río introducen al senderista entre espesa vegetación. El río va sirviendo de guía antes del ascenso a la Casa de los Colibríes, punto en el que la ruta empieza a volverse exigente.

La Casa de los Colibríes espera para un merecido descanso donde no falta el agua de panela y algo de comer. Un avituallamiento que se realiza junto a decenas de estas especies que revolotean entre los árboles agitando sus alas a una velocidad pasmosa.

Y, POR FIN, EL VALLE

Tras retomar fuerzas, llega la parte más dura del recorrido y, a la par, la más gratificante: subir entre montañas por empinados caminos. El final del ascenso lo indica una señal en la que pone “Finca de la Montaña 2.860 m.”, aunque en realidad es encuentra a 1.950 metros.

El resto de la ruta es un sencillo paseo que muestra, entre miradores, las palmeras que llegan a medir 80 metros de altura. Recostarse junto a ellas para ver cómo sus troncos se van perdiendo entre las nubes es algo mágico.

Quizá por inesperado, se trata de uno de los paisajes más emocionantes del mundo. ¿Cómo imaginarlo? Resulta imposible por muchas fotografías que se hayan visto de él. Cientos de palmeras infinitas y algunos caballos trotando entre ellas en libertad. La emoción es tal que empañará las pupilas de muchos viajeros

ESTANCIAS ECO

Hospedarse en una finca para vivir el día a día de una familia local y al mismo tiempo estar en pleno contacto con la naturaleza es, sin lugar a dudas, la mejor decisión que uno puede tomar para terminar de enamorarse del lugar.

En La Cabaña, a 11 kilómetros del Valle de Cocora, es posible experimentar esa sensación de sentirse como en casa, o incluso mejor. Todo gracias a la familiar que lo regenta y que no duda en enseñar al huésped las costumbres de la región con el café siempre como hilo conductor.

En total, 75 hectáreas de las cuales 25 son bosque natural con senderos para pasar el día avistando aves o simplemente disfrutando del entorno.

Las vacas y los pájaros ejercen de despertador para que el jet lag no se haga tan duro. En la puerta de las habitaciones aguardan hamacas para mecerse entre libros y flores. Muebles y otras reliquias familiares, a modo de decoración, muestran la cultura familiar y su tradición ganadera. Para desayunar no falta el café que ellos mismos producen y que puede adquirirse en el propio ecohotel. Para rematar, los viernes por la noche cocinan lomo al trapo, plato que comparten en una cena amenizada con música. ¡Imposible encontrar más paz!

HACIENDAS QUE SABEN A CAFÉ

El departamento colombiano del Quindío se encuentra teñido de intensos verdes gracias al bambú guadua, de mayor grosor y más resistente que el asiático, los bananeros y, por supuesto, las frondosas plantas de café.

Su café arábico es uno de los de mayor calidad del mundo gracias a las condiciones de la tierra y al clima de esta zona.

Son muchas las haciendas cafeteras que muestran el proceso de producción del café desde la recolección del grano, e incluso hacen partícipes a sus visitantes del procedimiento. El Ocaso y Las Acacias son las dos más famosas para una visita, ambas a escasos kilómetros de Salento.

SALENTO TIENE MUCHOS COLORES ESPECIALES

Entre los pueblos del Eje Cafetero, Salento sobresale por ser la puerta de entrada al Valle de Cocora y al Parque Nacional de los Nevados. Fundado en 1842, fascina por sus coloridas casas paisas que inundan de alegría la calle Real, en la que los edificios son ocupados por tiendas de artesanía, restaurantes con música en vivo y cafeterías. También son comunes los puestos ambulantes que venden arepas de choclo y frutas.

A un lado de la calle se ubica La Plaza Bolívar, con un parque que homenajea al militar y la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Al otro, 200 escaleras conducen a las mejores vistas de Salento y sus alrededores con el valle como telón de fondo.

BIENVENIDOS A FILANDIA (SÍ, HAS LEÍDO BIEN)

Se dice que los habitantes del Quindío son los más amables del país y seguro que una visita a Filandia termina de constatarlo.

En este pueblo, las blancas fachadas también exhiben puertas y ventanas de madera con vivos colores, especialmente en calles como la del Tiempo Detenido.

COMER DONDE HELENA

Uno de los motivos imprescindibles para visitar Filandia es Helena Adentro, considerado el mejor restaurante del Eje Cafetero. Un establecimiento que empezó sirviendo, durante los fines de semana, los productos cultivados y cosechados en la huerta de la finca Santa Helena, próxima al municipio. El éxito fue tal que acabaron abriendo todos los días y ampliando el local.

Helena Adentro presume de una carta creativa, a base de productos 100% naturales, e inspirada en la cultura colombiana. Tampoco faltan deliciosos cócteles para acompañar sus delicias y, por supuesto, buenas dosis del excelente café colombiano.

Por: Elena Ortega Viajes National Geographic. Fotos National geographic

El Socorro, Pueblo Patrimonio de Colombia, certificado como destino turístico sostenible

Además de agregarle un valor diferenciador al destino, ayuda a promover el comportamiento responsable de los turistas con códigos éticos para minimizar el impacto negativo en las comunidades. Cuando podamos volver a viajar, El Socorro es una gran opción para pasar unos días llenos de historia y aventura.

Con apoyo del Fondo Nacional de Turismo (Fontur), El Socorro, en el departamento de Santander, Pueblo Patrimonio de Colombia, se certificó como Destino Turístico Sostenible, tras cumplir con los requisitos de la Norma Técnica Sectorial Turismo Sostenible NTS TS-001-1.

Esta certificación, además de agregarle un valor diferenciador al destino, ayuda a promover el comportamiento responsable de los turistas con códigos éticos para minimizar el impacto negativo en las comunidades.

Adicionalmente, implica que todos los actores se comprometan en el mejoramiento de los servicios, productos y demás actividades, enfocadas en el desarrollo del turismo. Además, otorga un importante reconocimiento que beneficia el desarrollo económico de la región y genera nuevas oportunidades para la competitividad del sector.

Red de Pueblos Patrimonio de Colombia

Colombia tiene muchos destinos para conocer, algunos de ellos son la ruta de los Pueblos Patrimonio, una selección de 17 municipios caracterizados por tener una arquitectura diferenciada, cultura autóctona, gastronomía propia, entorno natural, y por guardar parte de la historia y del desarrollo de Colombia.

Esta red hace parte de una iniciativa del Ministerio de Comercio Industria y Turismo, con el apoyo de Ministerio de Cultura y ejecutada por el Fondo Nacional de Turismo, que busca potenciar el patrimonio cultural colombiano, material e inmaterial (usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas transmitidas de generación en generación), para su valoración y proyección mediante el turismo y generar más oportunidades de desarrollo y sostenibilidad en sus comunidades.

Para hacer parte, la población debe garantizar que en sus calles ocurrieron acontecimientos históricos importantes para la memoria e historia del país. Igualmente, deben haber sido declarados Bien de Interés Cultural Nacional por el Ministerio de Cultura, tener menos de 150.000 habitantes y no ser capital de ningún departamento. Además, el turismo debe ser su principal actividad económica.

El Socorro, Santander

Se caracteriza por ser uno de los pueblos pioneros de Colombia: allí funcionó el primer peaje, el primer convento y la primera fábrica de cerveza. El municipio también tiene una gran importancia en la historia colombiana, pues muchos hechos encaminados a la independencia se llevaron a cabo en este territorio, como la Rebelión de los Comuneros.

El pulso aumenta con la emoción que se siente en el centro de Santander al practicar deportes de aventura. Cerca de El Socorro, es posible deslizarse en botes por el río Fonce. Allí la oferta de este tipo de actividades es amplia: entre ellas están las cabalgatas, la espeleología (exploración de cuevas) y el torrentismo (descenso en rappel por cascadas).

Ubicación: El Socorro está ubicado a 121 kilómetros al sur de Bucaramanga.

Qué comer: en El Socorro está uno de los mejores cafés de Colombia, así que no deje de tomarse una taza. Otra delicia que no se puede perder es el mute y el tamal socorrano, que está hecho a base de masa de maíz pelao, y relleno de garbanzo, cebolla cabezona, pimentón, perejil, cilantro, alcaparras, cerdo y gallina criolla.

Dónde dormir: casas familiares, fincas campestres y hoteles pequeños. En Socorro se encuentra una amplia variedad de ofertas dependiendo de sus gustos y necesidades. El Hotel Villa del Socorro, la Finca Vista Hermosa, La Serrana Hostal Spa y el Hotel Cabañas San Esteban, son algunas de las recomendaciones.

Cuando podamos volver a viajar, estos pueblos son una gran alternativa.

El Socorro, Santander

Se caracteriza por ser uno de los pueblos pioneros de Colombia: allí funcionó el primer peaje, el primer convento y la primera fábrica de cerveza. El municipio también tiene una gran importancia en la historia colombiana, pues muchos hechos encaminados a la independencia se llevaron a cabo en este territorio, como la Rebelión de los Comuneros.

El pulso aumenta con la emoción que se siente en el centro de Santander al practicar deportes de aventura. Cerca de El Socorro, es posible deslizarse en botes por el río Fonce. Allí la oferta de este tipo de actividades es amplia: entre ellas están las cabalgatas, la espeleología (exploración de cuevas) y el torrentismo (descenso en rappel por cascadas).

Ubicación: El Socorro está ubicado a 121 kilómetros al sur de Bucaramanga.

Qué comer: en El Socorro está uno de los mejores cafés de Colombia, así que no deje de tomarse una taza. Otra delicia que no se puede perder es el mute y el tamal socorrano, que está hecho a base de masa de maíz pelao, y relleno de garbanzo, cebolla cabezona, pimentón, perejil, cilantro, alcaparras, cerdo y gallina criolla.

Dónde dormir: casas familiares, fincas campestres y hoteles pequeños. En Socorro se encuentra una amplia variedad de ofertas dependiendo de sus gustos y necesidades. El Hotel Villa del Socorro, la Finca Vista Hermosa, La Serrana Hostal Spa y el Hotel Cabañas San Esteban, son algunas de las recomendaciones.

Por: El Espectador. Redacción Especiales / mcastano@elespectador.com

Listo para el Gran Cambio? – El Coronavirus es el menor de tus problemas.

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, si no aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender” — Alvin Toffler

(Esta cita la tomé de una charla de Borja Vilaseca)

Desde hace años, diferentes voces nos advertían lo que se venía: Cambio Climático, destrucción de la capa de ozono, incendio de los grandes bosques tropicales, extinción de especies animales y vegetales, aumento de la temperatura global, derretimiento de los polos, hambrunas de proporciones bíblicas, sequías, terremotos, huracanes, inundaciones, millones de desplazados.

Peor aún, el modelo económico tenía que caer: Así como en su momento el ideal comunista cayó y hoy en día nadie niega que era una tremenda estafa; el sistema capitalista y la economía de mercado están colapsando sin que podamos hacer nada al respecto. Fue en 1971, cuando el presidente Nixon dejó de utilizar el patrón oro como respaldo y el mundo decidió adoptar el dólar norteamericano como divisa internacional. Hoy, casi 50 años después asistimos a la debacle del sistema económico como lo conocemos y a partir de éste preciso momento la incertidumbre será la constante y debemos aprender a vivir con ello.

Paralelamente, somos testigos de una pérdida de los valores tradicionales a todo nivel: Honestidad, responsabilidad, respeto, integridad, tolerancia, compromiso, confianza. Cuando menciono esto a personas jóvenes me miran como si yo fuera marciano o algo por el estilo. A veces me pregunto qué va a ser de ellos cuando nosotros ya no estemos.

Todo lo que está sucediendo es necesario?

-Sí, para el Despertar y Evolución de la Conciencia. Estamos asistiendo a un cambio de era, a un cambio de paradigma, todo lo que considerábamos “normal” deja de serlo. Lo que está pasando es como el atentado de las torres gemelas para las empresas aeronáuticas, un parte aguas, un antes y después.

Al escribir esto, millones de personas nos hemos quedado en casa acatando las medidas de sanidad y económicas para combatir la pandemia del Coronavirus. Dentro de semanas o meses esta situación será controlada, seguramente con miles de muertos, negocios quebrados, familias destruidas, países en caos total. Pero todo esto va a pasar y empezaremos la reconstrucción. Algo me queda claro: Nada volverá a ser como antes. La canciller alemana, Angela Merkel acaba de decir que “Alemania está enfrentando la peor crisis después de la Segunda Guerra Mundial” y no le falta razón, aunque muchos todavía no lo ven, como el presidente mexicano Lopez Obrador quien sigue participando en eventos masivos repartiendo besos y abrazos, haciendo caso omiso a las recomendaciones de la OMS. Muy pronto veremos cuál de éstas dos actitudes era la correcta.

Me viene a la cabeza una palabra que cobra total vigencia en este momento: RESILIENCIA: La palabra resiliencia se refiere a la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse luego de experimentar alguna situación inusual e inesperada. Es la aptitud que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.

Concretamente, ¿Qué podemos hacer cuando se haya controlado la pandemia y regresemos a nuestras actividades cotidianas pero que no estarán ahí donde las dejamos?

1. No nos preguntemos ¿Por qué ocurrió todo esto si no para qué? — Para crecer, para evolucionar. Nada cambia hasta que deviene insoportable.

2. Miremos hacia adentro de nosotros mismos: Conozcamos nuestro yo interior, sanemos nuestras heridas, cuestionemos nuestras creencias.

3. Desidentifiquémonos con el EGO (identificación con el cuerpo físico) y reconectemos con el SER (nuestra esencia, amor). Somos seres espirituales pasando por una experiencia terrenal. Es vital entenderlo de una vez por todas.

4. Desarrollemos la autoestima y la confianza. Tenemos una infinidad de recursos que no utilizamos y ahora es cuando más los vamos a necesitar. Cultivar la Inteligencia Emocional nos hará encontrar estabilidad en la inestabilidad.

5. Seamos dueños de nuestras mentes y aprendamos de una vez a controlar las emociones. En un mundo de incertidumbres, abrazarlas, así como al cambio permanente nos ayudará a salir de nuestra zona de confort.

6. Definamos y honremos nuestro propósito, tengamos una actitud emprendedora.

7. Desarrollemos nuestra marca personal, invirtamos en nosotros mismos. Tenemos que desaprender para volver a aprender y hacer algo revolucionario (aprender a aprender)

La pandemia del Coronavirus ha acelerado y/o mejorado cosas que todos sabíamos que venían pero no nos animábamos: Trabajo a distancia (de manera remota, teleconferencias, WhatsApp), Educación a Distancia (colegios, institutos, universidades), Telemarketing (compra y venta por Internet); será que desperdiciamos mucho al cocinar pero saqué la cuenta $$ y nos cuesta casi lo mismo ordenar comida que prepararla (y nos queda mucho tiempo para otras cosas), taxis compartidos (Uber Pool), Teleconferencias no sólo para empresas si no entre autoridades (alcaldes, congresistas, etc).

Conclusión:

1. Cuando termine el aislamiento domiciliario o toque de queda, el mundo que nos vamos a encontrar va a ser muy pero muy diferente al que dejamos.

2. Tenemos 2 opciones: O nos lamentamos y sufrimos de aquí en adelante o nos re-inventamos, innovamos, cambiamos, transformamos, rediseñamos; y crecemos. (¿Cómo te vas a ganar la vida?)

3. Debemos aprovechar estos días / semanas que nos quedan de encierro para evaluarnos, mirar hacia adentro y empezar el cambio. Mejor temprano que tarde. ¿Para qué soy bueno? ¿Qué puedo ofrecer (y que sea valioso)?, Qué trabajo me hace feliz? ¿Cuál es mi propósito?

4. Parece ser que esta forma de virus se originó en un mercado de pescado de la ciudad de Wuhan, donde las condiciones de higiene eran muy por debajo de lo humanamente necesario. Al final del día me pregunto: ¿Qué tal mi higiene mental? ¿Puedo controlar mis pensamientos?; ¿Y mi higiene verbal? ¿Soy impecable con mis palabras? ¿Qué puedo decir de la higiene de mis actos? … Tampoco salgo bien librado.

Hay mucha literatura, videos, memes sobre este tema. Hagamos un resumen personal y tomemos una decisión aquí y ahora. No esperemos la próxima pandemia.

Fuente: Medium.com

‘Tenemos más de 6.000 solicitudes de cancelaciones’

Presidenta de Anato dice que debe controlarse el pánico generado por el brote del nuevo coronavirus.

El brote del nuevo coronavirus ha afectado también al turismo. Según proyecciones de la Organización Mundial del Turismo (OMT), el número de turistas en el mundo para este año sufrirá una baja de entre 1 y 3 por ciento, pudiendo generar pérdidas para el sector de hasta 50.000 millones de dólares.

En Colombia no se ha medido aún el impacto económico, pero de acuerdo con Paula Cortés Calle, presidenta de la Asociación colombiana de agencias de viajes y turismo (Anato),  algunas agencias han reportado cancelaciones. «Sin tener aún cifras, podríamos decir que las agencias están vendiendo aproximadamente entre un 15 y 20 por ciento menos», dijo.

Sin embargo, la dirigente gremial hace también un llamado a la sensatez y explica cómo el pánico y la desinformación podrían afectar profundamente a una industria que fue la tercera generadora de divisas en Colombia en el 2018. 

¿Cómo ha afectado al sector el brote del nuevo coronavirus?

Es importante dar un parte de tranquilidad y de sensatez en lo que se menciona en los medios. Colombia no será ajena a lo que pasa en diferentes países, pero hasta la fecha, solo tenemos tres personas con el virus. Están en sus casas, aislados, manejados por las empresas de salud.

El turismo y el mundo tienen que continuar. Tenemos que seguir viajando. No podemos paralizar las empresas. Generamos 1,9 millones de empleos en el sector de turismo. No podemos darnos el lujo de generar un pánico mayor sobre lo que está pasando. Los principales afectados serán estos empleados. Si el pánico continúa, la gente dejará de viajar y todo se va a paralizar; las empresas del turismo (aerolíneas, agencias, hoteles y toda la cadena del sector) no podrán mantener a los empleados.¿Cuál es el grado de afectación que hay en las agencias de viajes?

Tenemos solicitudes de más de 6.000 personas, sobre todo de grandes convenciones, que quieren hacer cancelaciones. La labor que estamos haciendo con las aerolíneas es evitar la cancelación, que esta solo ocurra en el caso más extremo y que, en lo posible, las convenciones y los grupos pospongan su viaje.

Las agencias trabajamos de la mano con las aerolíneas para evitar las penalidades y lograr que usen sus pasajes en otro momento. También, trabajamos con los hoteles en el extranjero para que se pueda posponer el viaje y de esa manera, no cancelarlo.

Cancelar es complejo. Esto sí nos metería en una situación de una recesión que ni el mundo ni Colombia quieren.¿Qué impacto ha tenido el alza del dólar, sumado a las alertas de covid-19?

Estamos en un momento crítico en el mundo, no solo para nuestro sector de agencias. Nuestro sector es sensible a los cambios, aunque hay que resaltar que hemos salido de los problemas durante todos los años. No bajaremos la guardia. Pero sí se junta el coronavirus con un aumento del dólar a 3.800 pesos.

Si queremos ver el lado amable, como siempre lo hacemos, esto fortalece la llegada de extranjeros al país. Con un dólar tan fuerte, es más barato para los extranjeros. Y tenemos mayor trabajo a través de nuestras agencias de viaje receptivas para incentivar el turismo doméstico. Tenemos que viajar más por Colombia y es nuestra premisa.

Sin embargo, con el dólar tan alto, las agencias de viaje mayoristas y los colombianos que salen al exterior tienen una mayor preocupación esta semana. Esperamos que se normalice. Esperamos que esta semana se normalicen los precios del dólar y que vuelva a bajar al promedio, que es de unos 3.300 pesos.

¿Qué han reportado los agentes, sobre todo los emisivos, que venden paquetes a Asia y Europa?

La preocupación es mayor en el emisivo que en el receptivo. Los destinos como Asia e Italia están muy afectados. Aunque es también importante mencionar que China dio un parte de tranquilidad y creen que por su parte la epidemia está controlada. Ni todo el mundo se va a contagiar ni todos van a morir. 

Por ejemplo, la gente cree que si se monta en un avión se va a morir porque se le va a pegar el coronavirus. Las aerolíneas nos contaban que el aire del avión se recicla permanentemente, por minuto. Por eso no es tan factible que en los vuelos haya una mayor contaminación.¿Recomiendan algunos sitios para los viajeros?

Sin aras de estigmatizar ningún destino, sí se manifestado que Italia y China (no todo el país) están afectados. Ha habido una contracción en los viajes hacia allí, pues tienen el mayor número de afectados.

Nosotros nos ceñimos al planteamiento de la Organización Mundial del Turismo, que ha manifestado que no hay ningún comunicado oficial para no viajar, ni para que no se vaya a ningún destino en el mundo. Seguimos esos lineamientos.El gobierno de Estados Unidos desalentó a los viajeros a preferir los cruceros. ¿Qué ha pasado con este sector?

Es el más afectado en estos momentos por los dos cruceros que han estado en cuarentena. Pero las empresas de cruceros están tomando las medidas del caso para evitar un contagio y contaminación, así como medidas preventivas para que la gente no cancele sus viajes y no deje de viajar.

Pero la alarma y la preocupación existen, es imposible que no. La preocupación existe en los cruceros porque son sitios cerrados. No queremos que se afecten las agencias de viajes que venden sus cruceros en Colombia, este es un producto muy importante. Estamos esperando que se mitigue el tema.

Por ahora, con el seguro de cancelaciones se está ayudando a los viajeros a posponer los viajes para que los tome en otro momento.¿Tienen alguna cifra de caídas en las ventas?

Las agencias han reportado que, si se cancelan las solicitudes que tienen en este momento, podrían dejar de vender entre 15 y 20 por ciento. Para evitar esto, estamos dando un manejo personalizado. Queremos determinar cuáles son los viajes que efectivamente se tienen que cancelar y cuáles no.

Si la gente determina que no quiere salir, el empleo se afectará y esto no puede pasar. Se deben tener las precauciones del caso, las personas se tienen que cuidar, pero hay que hacer un buen manejo.

En China se está controlando la epidemia. Para nuestro sector es muy importante ver que no todo está perdido, sino que hay una gran población que se ha curado.¿Qué están haciendo en este momento? ¿Cómo están trabajando para que los viajeros sigan con sus viajes?

Primero, estamos dándoles una explicación clara. Los pasajeros no conocen y están asustados porque no tienen claridad de qué es el virus. Entonces, lo primero que hacemos con los pasajeros es calmarlos y decirles que no va a tener ninguna afectación.

Segundo, les decimos que continúe su viaje con todas las precauciones. Si el pasajero decide que definitivamente no viaja, de la mano de las aerolíneas y los hoteles le proponemos que posponga sus viajes. Buscamos que no haya penalidades en el caso. Hemos hablado con con la Superintendencia de Industria y Comercio para que respalde la actividad. Debemos entender que un actor de la cadena que no pueda pagar, se viene en cascada con los demás.

Queremos que las solicitudes de cancelación se pospongan, que amplíen su viaje. Les demos plazo de un mes para reacomodar itinerarios. Así, evitamos cancelaciones masiva a nivel nacional y sobre todo a nivel internacional, que es donde se ve la máxima afectación. También, ofrecemos un cambio de destino.

REDACCIÓN VIAJAR – @VIAJARET

Parque Nacional del Chicamocha, aventura y belleza en un mismo lugar

El Parque Nacional del Chicamocha se ha convertido en el principal atractivo turístico del departamento de Santander, al punto de convertirse en un destino obligado para los turistas que desean adentrarse en la cultura, tradiciones y belleza natural del departamento

Este parque se encuentra ubicado en la vía que comunica a Bucaramanga con San Gil, a una distancia aproximada de 50 minutos, y es un verdadero paraíso, por ofrece una experiencia única de ecoturismo, deportes de aventura, diversión, turismo recreativo, gastronomía, mientras se hace un recorrido por la riqueza cultural e histórica de la región.

Uno de sus atractivos más importantes es el Cañón del Chicamocha y su Monumento a la Santandereanidad -el que representa La Revolución de los Comuneros- sitio perfectos para explorar y vivir momentos únicos en compañía de familia y amigos.

Durante si visita al parque, los turistas también pueden encontrar un pueblo ‘auténticamente santandereano‘,  con sus tradicionales puertas ‘de golpe’, propias de la región de Barichara, o sus ventanas arqueadas, pórticos de tapia pisada, aires del Parque Gallineral, madera, teja de barro, piedra Barichara, entre otros elementos representativos de la región.

Los turistas más aventureros tendrán la oportunidad de liberar adrenalina con emocionantes actividades deportivas como torrentismo y rappel. A estas se suman el columpio extremocable vuelo, parapente, buggies pista de patinaje ecológica.

De igual manera, los visitantes también pueden disfrutar actividades tranquilas, como ir a alimentar animales en el ‘parque de las Cabras’ y el ‘parque de las Avestruces’, visitar el museo Guane, vivir una divertida experiencia en el cine 4D y darse un chapuzón en el Acuaparque, un oasis en el cañón.

El Acuaparque Nacional del Chicamocha, ofrece una combinación de espejos de agua y toboganes mientras se puede apreciar la impotente profundidad del cañón del Chicamocha. Este espacio posee con piscinas para adultos y niños, un río lento de 500 metros y acuasplash.

Además de las diferentes actividades que se pueden hacer en el Parque Nacional del Chicamocha, los viajeros pueden encontrar la aventura en sus alrededores.

A unos 40 minutos del Parque, sobre la vía a Bogotá, está el municipio de San Gil, que conforma junto a otros municipios el eje de actividades de aventura más grande del departamento.

En esa zona podrá encontrar balnearios, cascadas, cuevas y hacer espeleología, canotaje, rappel, jumping y camping. También puede visitar pueblos como Barichara, Guane, Villanueva, Curití, Páramo, que cuentan con atractivos históricos y opciones gastronómicas interesantes.

FuenteRedacción Comercial LaFM